Desde que nació Ana Sofía siempre he buscado que su creatividad crezca a partir de lo que tiene alrededor.
Aunque no he sido una mamá juiciosa en cuanto a ponerle actividades, si utilizo nuestra vida cotidiana para incentivar su proceso creativo. Por ejemplo a veces convertimos las conversaciones en un juego, pues a partir de estas conversaciones hemos creado miles de historias fantásticas.
De hecho con una de esas historias ganamos un concurso creativo de cuento, le publicaron un libro y hasta le hicieron su quietbook alusivo, con el que ahora juega y se inventa nuevas historias.

Es emocionante darse cuenta de que, con las actividades manuales, con la simple interacción estamos ayudando a nuestros hijos a que creen e inventen cosas nuevas, porque de algo si estoy segura y es que nunca debemos dejar que se pierda la imaginación, esa es la que nos ayuda a emprender, a conocer nuevos mundos, a crear algo de la nada y convertirlo en realidad.
Por lo tanto, fortalezcamos esta habilidad que es tan innata como el respirar.

¿Qué hacer?

Ayudar a los niños a que estimulen su creatividad no es para nada difícil, solo es ponerles música suave, incrementar las manualidades, promover en ellos el arte, dejarlos vestirse como ellos quieran, hacer de sus rutinas un juego, dejarlos que se enfrenten a situaciones complicadas para su edad y que las resuelvan por si solos, escuchar sus historias y preguntarles con interés para que las vayan alimentando; actividades cotidianas que logran cosas extraordinarias en la mente de un niño.
Por último no subestimemos sus capacidades, ellos pueden ser pequeños pero pueden lograr grandes cosas si los dejamos crear y pensar por sí mismos, muchas veces por ayudarlos los limitamos a ciertos parámetros, precisamente el éxito de la creatividad está en salirse de los parámetros y buscar esa esencia que te hace único.
Puede que no nos guste ni que vaya con lo que queremos para ellos, pero realmente son ellos quienes construyen sus pensamientos según lo que les mostramos y/o fomentamos.

Nuestra historia 

A continuación les presento la historia del principe arcoiris con la que ganamos un concurso creativo:

Había una vez un hada que le gustaba jugar con el clima y pasaba su tiempo libre convirtiendo el día soleado en lluvia para luego ponerlo soleado otra vez y así formar un arcoiris 🌈

Un día mientras dibujaba el hermoso arcoiris de tres colores que había formado el cielo se puso gris de repente y apareció una bruja malvada, quien estaba molesta por los juegos del hada y le dijo: “Estoy Cansada de tus juegos, este será tu fin”. 
Mientras forcejeaban, el príncipe del reino, que estaba admirando las flores, las vio y decidió ayudar al hada en su batalla contra la bruja malvada. Así pues en medio del revuelo la bruja convirtió al príncipe en arcoiris 🌈, el hada al ver lo sucedido lanzó su hechizo y mando a la bruja a volar lejos del reino.
Intento convertir al príncipe de nuevo pero fue imposible el hechizo de la bruja era invencible. Por lo tanto decidió que ya no jugaría con el clima sino solo para mantener con vida al príncipe arcoiris. 
Comparte mis historias en tus redes sociales...

Acerca de anniethemom

Bienvenido a Annie The Mom, aquí encontraras historias contadas desde la experiencia de una mamá, te compartiré mi experiencia durante estos 6 años y tres hijos, con el fin de darte ánimo y acompañarte durante esta etapa que dura toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.