Después de tres hijos, una lactancia hasta los dos años con mi primera hija y una lactancia en tándem con los dos menores, puedo decirte que la lactancia algunas veces puede ser muy difícil, pero lo más importante es que si estás decidida a darle este líquido de oro a tus hijos,debes ser perseverante y el que persevera alcanza.

 

Mi primer acercamiento con la lactancia

Primero te quiero contar un poco sobre cómo comenzó esta aventura de la lactancia, a decir verdad para nada bien, pues muy a mis 19 años sin ninguna idea de qué hacer con una bebé en brazos y mi mamá diciéndome a las malas que tenía que lactarla como fuera, yo no sentía que me saliera nada, ya me dolían los pezones y lloraba a más no poder por pensar que era una mala madre al no darle de comer a mi bebé, en ese momento mi inexperiencia y primiparada eran más fuertes.

 

Por lo tanto solo me dejaba llevar por lo que otros indicaron que era correcto en la lactancia (Primer error), por eso tome más de mil menjurjes para que me saliera leche (segundo error), y me dejaba afectar por cada una de las opiniones que tenía la gente sobre mi producción (tercer error).

 

Todo cambió el día que la pediatra de mi hija mayor me dijo que debíamos (sí en plural, porque la crianza y la lactancia son de dos) asistir a un curso de lactancia materna que ofrecía la EPS, yo muy metida en mi “fracaso”, asistí a regañadientes, y para mi sorpresa me di cuenta que la producción de leche que tenia era más que suficiente para alimentar a mi bebé, que ese momento de crisis que tuve a los primero días era completamente normal, pues la verdad es que al principio solo salen unas pequeñas gotitas de calostro que es todo lo que un recién nacido necesita para nutrirse.

 

También aprendí a extraerme la leche manualmente que con el tiempo y la práctica sacaba como 3 onzas en 15 minutos.  Así que después de llorar mares, conocí lo que era sacar chorros de leche (de esa que deja la cara de tu bebé cubierta en el menor descuido).

 

Pasados los dos años tomé la decisión de que le había dado suficiente leche, además  el fastidio por darle seno a mi bebe era más fuerte que el amor que el vínculo ofrecía (años después aprendí que no era fastidio, sino que eran agitaciones típicas de la lactancia) y dimos por terminada la lactancia de común acuerdo: le dije -mi amor ya no te voy a dar más leche por que eres una niña grande y ella dijo -bueno.

Cuando toca volver a empezar

Tres años después de esa primera experiencia como mamá primeriza, llega un arco iris a retar todo lo que ya sabía y a demostrarme que tenía mucho más por aprender, pues una falla hormonal debida al hipotiroidismo que resultó de mi primer embarazo, hizo que mi infierno de la primiparada regresará de nuevo y con creces.

Como ya había olvidado gran parte de lo que sabía, me deje llevar de los consejos que muy amablemente me ofrecieron las enfermeras en la clínica con tal de asegurarse de que la bebé comiera bien, así que empecé a darle 20 minutos de un seno y 20 minutos del otro, pero todo esto solo genero ansiedad, angustia y desnutrición en mi chiquitina, haciendo que me tocará complementarle las tomas con leche de fórmula, mientras recuperaba su peso y mi producción se regulaba, menos mal eso solo duró un mes.

Fotografía By David Jimenez

Entonces aquí las lágrimas no fueron por la LME sino por tener que darle de la leche de tarro (lo sé, la más llorona ever).

 

Luego empece a escribir por Instagram todo lo que me pasaba con mi bebé, las crisis de lactancia, la tristeza que sentí cuando tuve que complementar, etc, y allí encontré una hermosa comunidad de mamás que me entendían, me apoyaban y con las cuales podía resolver dudas gracias a que eran asesoras de lactancia.

Un nuevo reto por descubrir

Después de superada la crisis y llevar nueve meses de alimentación exclusiva con leche materna, llega nuestro reto más grande, la noticia de un nuevo embarazo pone en riesgo ese hermoso vinculo que habiamos afianzado.

 

A penas se supo de mi embarazo las opiniones de médicos y opinólogos expertos (llámese familiares, amigos, etc..) era “Debes dejar de lactar a la bebé”, gracias a Dios tengo un súper ginecólogo que lo único que me dijo fue “te vas a cansar mucho, pero si es tu decisión adelante” y un pediatra partner que le dio luz verde a continuar la lactancia durante la gestación.

 

Lo más importante es que en esta oportunidad conté con el acompañamiento de una excelente psicóloga perinatal, que además es consejera de lactancia, ella fue mi guía en esta ruta para continuar en Tándem y así seguir alimentando a mi bebé por mucho tiempo más. Así que fueron 9 meses más de lactancia y prolongamiento de este vínculo tan hermoso.

 

Continuando la lactancia tándem y las crisis del nuevo bebé

 

Antes de que naciera mi chiquito, los miedos se apoderaron de mí y de mi whatsapp, por lo que le escribía a mi consejera a cada ratito, cada duda, cada sentimiento y cada situación que vivía durante la lactancia y el embarazo.

 

Yo creo que si no fuera por mi consejera de lactancia yo ya habría claudicado en esto de alimentar a dos bebés al mismo tiempo.

Fotografía by Karen Murillo

Porque en serio, no te voy a mentir, muchas veces te levantas tan cansada que dices ya voy a destetar a esta o los voy a destetar a los dos. Pero después cuando ves todo el poder y la fuerza que tienes para lograrlo, es como decirte a ti misma: -mira todo lo que haces por tus hijos, gracias a ti tienen esos pares de cachetes, gracias a ti se curan de la gripe más rápido, gracias a ti y a tu poderosa leche haz logrado que hoy sean ese par de angelitos que corren, gatean, saltan y juegan por toda tu casa con tal ánimo y energía que es como si fueras la fábrica de red bull.

Una Voz de aliento

Puede que el camino de la lactancia se vea espinoso, pero si vas tomando las luces y guías que te presenta la vida, es posible que logres llegar a buen término y dejes atrás los mitos, los miedos y las confusiones que no permiten disfrutar de las maravillas que hay en tu poder natural.

 

Comparte mis historias en tus redes sociales...

Acerca de anniethemom

Bienvenido a Annie The Mom, aquí encontraras historias contadas desde la experiencia de una mamá, te compartiré mi experiencia durante estos 6 años y tres hijos, con el fin de darte ánimo y acompañarte durante esta etapa que dura toda la vida.

13 comentarios en “¿Cómo tener una lactancia exitosa?

  1. Que historia más hermosa y retadora Annie! No basta con decidir lactar, el apoyo es fundamental en este proceso. TE Felicito por tan excelente tarea y no desistir, creer en tí y esforzarte por ello. Deseo que tengas la fuerza física y emocional para continuar porque se que cada día es un reto. ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.